8 sept. 2012

Escuela Preescolar para la primera infancia Timayui / Timayui Kindergarten

Localización / Location: Santa Marta, Colombia (2011)
Arquitecto / Architect: Giancarlo Mazzanti (http://www.giancarlomazzanti.com)
Fotografías / Images: Jorge Gamboa
Vía plataforma de arquitectura

El proyecto forma parte de las políticas de la alcaldía de Santa Marta y de la Fundación Carulla para mejorar las condiciones educativas y alimenticias de las comunidades desplazadas del campo por la violencia y asentadas en la periferia de la ciudad. Tiene como objetivo el desarrollo de infraestructuras para mejorar las condiciones de la primera infancia en barrios de bajos recursos para la población más vulnerable entre 0 a 5 años de edad, zonas caracterizadas por la violencia y la ausencia de infraestructuras públicas.
TEXTO COMPLETO / FULL TEXT

El proyecto forma parte de las políticas de la alcaldía de Santa Marta y de la Fundación Carulla para mejorar las condiciones educativas y alimenticias de las comunidades desplazadas del campo por la violencia y asentadas en la periferia de la ciudad. Tiene como objetivo el desarrollo de infraestructuras para mejorar las condiciones de la primera infancia en barrios de bajos recursos para la población más vulnerable entre 0 a 5 años de edad, zonas caracterizadas por la violencia y la ausencia de infraestructuras públicas.


El preescolar como mecanismo de inclusión social
El reto para los arquitectos autores del proyecto, en un contexto como el colombiano, es desarrollar proyectos que sean capaces de generar inclusión social, el problema no radica solo en implantar y hacer edificios en zonas en deterioro, si no que sean capaces de activar nuevas formas de uso, apropiación y orgullo por parte de las comunidades.
Arquitectura Abierta
Este interés conduce a la búsqueda de arquitecturas abiertas capaces de ser cambiantes y adaptables a los nuevos retos sociales y culturales, sistemas de organización compuestos por partes o módulos como mecanismos de organización inteligentes, los cuales no estén cerrados ni acabados, cuya capacidad adaptiva les permita crecer o adaptarse a las más diversas situaciones. Se pretende también desarrollar diversos modelos basados en las mismas reglas de organización que se puedan repetir en lugares diversos de la ciudad haciendo más económico y sostenible los proyectos planteados en estas zonas.

Multiplicar el uso
Los autores del proyecto defienden la indeterminación como estrategia proyectual, pretendiendo que el proyecto sea capaz de multiplicar los usos para lo que fue inicialmente destinado. La forma de disponer y configurar los edificios permite dejar lugares no definidos funcionalmente; lo que permite que las comunidades puedan apropiarse de ellos y multiplicar el uso inicial.
Una arquitectura pregnante
Con este proyecto se ha buscado transferir condiciones de la ciudad consolidada a las zonas de periferia y en deterioro en las que se ha actuado. Los edificios públicos en estas zonas deben ser identificados por las comunidades como elementos de presencia estatal y de ayuda para la transformación social; ésta es la razón por lo que se ha tratado de desarrollar arquitecturas pregnantes, con disposiciones que hagan partícipes a los habitantes del sector y les hagan sentir parte de una sociedad más justa e igualitaria, esto permite altos niveles de apropiación y orgullo de las comunidades en donde se insertan los edificios de este estudio de arquitectura.


Justificación de la inserción urbana de la propuesta.
El edificio se plantea como una estructura visible, un edificio emblemático, representativo y símbolo del barrio, cuya propia forma le diferencia del contexto no planificado que le rodea, convirtiéndose en aglutinador y en un elemento de orgullo para la comunidad.
La imagen del edificio se referencia a la geografía de la región, más que un objeto arquitectónico se ha pretendido desarrollar un edificio paisaje que se relaciona con la geografía y las topografía en las que se inserta. Se han buscado reglas de organización para desarrollar proyectos que favorezcan un “nuevo contrato natural”, reformulando las relaciones entre estas dos (fondo y figura), una aproximación en la búsqueda de ideas alternativas capaces de favorecer ese “nuevo contrato natural” en sintonía con un paisaje y un orden natural.

Justificación de la solución organizativa adoptada.
El proyecto desarrolla una estrategia funcional, espacial y ambiental basada en un sistema modular o de patrones repetidos que pueden conectarse de diversas maneras, lo cual le permite adaptarse a diversas situaciones urbanas, educativas, topográficas o geométricas.
Más que una arquitectura acabada y cerrada, se plantea el desarrollo de un sistema abierto y adaptativo; compuesto por módulos en flor; capaces adaptarse a las más diversas situaciones, ya sean topográficas, urbanas o programáticas; lo que genera edificios dispuestos a crecer, cambiar y adaptarse según circunstancias particulares o temporales, una estrategia que admite cambios, accidentes e intercambiabilidades, pensada más como un método que como una forma permanente, y solo existe en virtud de su capacidad de cambio.
De este modelo se están construyendo otros dos centros preescolares en las localidades de La Paz y Bureche en la periferia de Santa Marta.

El Módulo
Se propone el desarrollo de un módulo en forma de flor (cada uno con tres brazos de programa, y un patio central), que pueda rotar en los extremos de conexión, para tomar la mejor posición en el lote y con respecto a los demás módulos, conformando el sistema en cadena.
La configuración espacial parte del entendimiento de la filosofía pedagógica de Loris Malaguzzi, de la cual nace la idea de crear un elemento que sugiera 3 centralidades relacionadas entre sí, y que provoquen una serie de situaciones y experiencias entre los niños, los educadores y la familia.
 

Características generales de la edificación
Los edificios se construyen con un sistema de muros portantes en hormigón in situ de fácil implementación y rápida construcción, Este sistema permite la eliminación de las columnas y las vigas, y la creación de voladizos de 4 metros en los extremos de las aulas. Estos muros se recubren con elementos cerámicos (mosaicos venecianos) lo que ayuda al mantenimiento y a la limpieza del edificio.
El sistema constructivo ha permitido construir 1.450 m2 en siete meses, tipificando u modulando los paneles para ser reutilizados en los otros modelos.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada