19 may. 2010

Escuela Infantil en Creixell / Nursery in Creixell


Localización / Location: Creixell, Tarragona, España (2000)
Arquitectos / Architects: Bailo + Rull (http://www.addarquitectura.net/)

La construcción de una escuela infantil sobre un terreno de relleno en un entorno caótico, se afronta inicialmente intentando aprender de los niños y su particular y desordenada percepción espacial, aún sin coordenadas establecidas.
La ingravidez que acompaña su percepción se convierte en el proyecto en un espacio que flota sobre un gran hoyo. La envolvente, reciclada geométricamente de unos únicos elementos construidos en su entorno inmediato, piscinas, se construye como una cubeta de diferentes profundidades. Su continuidad geométrica y material y el giro de las aberturas, no hace más que reforzar la isotropía espacial mediante conexiones elementales infantiles, norte-sur, cielo-tierra, sol-sombra.
TEXTO COMPLETO / FULL TEXT
El Proyecto se emplaza en una manzana de gran dimensión –200mx300m- donde actualmente se encuentran situados algunos equipamientos –campo de fútbol, pista polideportiva y pequeña escuela- y se prevé colocar otros –piscinas municipales, gimnasio, gran escuela y guardería-; la manzana no está desarrollada al nivel de organización urbanística, las circulaciones son exclusivamente perimetrales y las pocas construcciones existentes se sitúan sin orden común alguno, ofreciendo el área descrita un aspecto caótico. El Proyecto de urbanización de la zona plantea la segregación de los equipamientos en paquetes-isla que, al generar recorridos peatonales entre ellos, darán al paisaje otra escala de intervención más acorde con la dimensión del pueblo –pequeño.

Es en uno de estos paquetes-isla donde se prevé colocar las piscinas municipales y la guardería, compartiendo una zona ajardinada. Por la topografía de la zona, con suaves pendientes a dos vertientes, el sistema de intervención propuesto para limitar los paquetes-isla consiste en practicar movimientos topográficos, acumulando en algunas zonas la tierra que se extrae de otras. Esto genera un paisaje particular de relieves, donde los lugares quedan definidos mediante cambios de cota, apareciendo así taludes que los limitan, opción contrapuesta al vallado.
A partir de estas premisas, intervención topográfica y paquetes-isla plurifuncionales, se han tomado las dos decisiones que inician el proyecto:
Delimitar asimismo el área de guardería mediante la excavación de un gran hoyo, protegido del exterior por grandes taludes que, además de suministrar a los niños la barrera perimetral necesaria les enmarque una nueva visión del entorno;
Definir el volumen de la guardería a partir de la geometría que comparte con los otros, y únicos, elementos construidos del entorno inmediato, las piscinas.
El edificio de la guardería se plantea como un gran contenedor –piscina- invertido y suspendido sobre un gran hoyo, el espacio exterior.
Una rampa define el acceso al edificio desde uno de los paseos peatonales que cruzará la manzana de equipamientos. Esta rampa marcará el acceso al edificio al interseccionarse con el volumen de la guardería, seguirá bajando hasta llegar a la cota de jardín y se prolongará aún más hasta llegar al arenal –otro pequeño hoyo dentro del jardín que ya se sitúa debajo del edificio. La continuidad geométrica y material de la envolvente, apoyada por la ubicación de las oberturas, que giran hasta ocupar todos y cada uno de los límites de este espacio –tierra, cubierta y laterales-, refleja esta voluntad inicial de espacio único y suspendido, gravitatoriamente inestable y de comportamiento isótropo hacia el exterior. Un pequeño mundo interior que queda ligado al exterior mediante las conexiones elementales –infantiles- que se pueden establecer a través de los agujeros, relacionando indistintamente el norte con el sur y con el cielo y con la tierra y con el sol y con la sombra. La construcción de unos armarios-distribuidor enraizados en parte de las oberturas, permite la coexistencia simultánea de diferentes usos sin perder la condición de espacio único de planteo funcionalmente flexible. Estos elementos –un primero que resigue y continua la forma del acceso, un segundo que pincha y entra desde el patio y un tercero que cuelga de la claraboya central-, por su disposición y su capacidad de almacenaje de material, permiten dotar a los espacios que los rodean de usos variables según las necesidades.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada